Violencia vial hacia las bicicletas

violencia vial @peraltez

Foto: @peraltez

La violencia vial es una realidad. Está relacionada directamente con la cultura del coche. Una cultura en la que los vehículos motorizados han creído que todo es suyo.

Y no es de extrañar, porque prácticamente la totalidad del espacio está dedicado a ellos.

Una cultura de egoísmo, competitividad y abuso de poder, que encima disfruta de todo tipo de privilegios. No solo en infraestructura, sino también en leyes.

Ahora miles de personas están luchando para cambiar esa realidad. Exigiendo una ley justa, que no deje impune las agresiones por violencia vial y restringiendo el uso de vehículos motorizados.

Últimamente vemos multitud de casos de accidentes mortales, en los que usuarios de vehículos motorizados atropellan sin ningún reparo a personas en bicicleta. En ocasiones incluso dándose a la fuga. Esto no es un accidente. Esto es violencia vial.

De estos casos nos enteramos, pero a diario se viven situaciones parecidas que afortunadamente no acaban en accidente y de las que no tenemos constancia.

Cuando pitan con el claxon a las bicicletas para amedrentarlas y acosarlas, estamos hablando de violencia vial. El claxon solo se puede usar para evitar un accidente, no cuando apetezca. Tampoco para inventarse las normas de circulación según convenga.

Una práctica muy común entre los automovilistas, pero que es totalmente ilegal.

Cuando un vehículo motorizado circula pegado a la bicicleta que va delante, con la intención de intimidarle o meterle prisa, estamos hablando de violencia vial. Todos los vehículos deben mantener una distancia de seguridad con el vehículo de delante.

Hay que recordar que en Benidorm la bicicleta tiene derecho a circular por la calzada y por el centro del carril. La bicicleta, por norma general circulará lenta, porque es un vehículo lento. El resto de vehículos debe adecuar su velocidad  a la de la bicicleta.

Cuando un vehículo motorizado adelanta a una bicicleta sin respetar la distancia lateral de seguridad, para meter miedo al ciclista con la intención de que abandone la calzada, estamos hablando de violencia vial. Las bicicletas tienen derecho a circular por la calzada.

En coexistencia, es obligatorio respetar la distancia lateral de 1,5 m a la hora de adelantar a una bicicleta. Por eso, en calles estrechas de un único carril, no se puede adelantar a una bicicleta, porque no se puede respetar la distancia de seguridad. Ni aunque el ciclista se aparte a un lado.

En vías interurbanas, los vehículos motorizados efectuaran el adelantamiento cuando sea posible, pudiendo rebasar la linea continua. Si viene otro vehículo o no existe visibilidad, deberán esperar detrás de la bicicleta hasta que sea posible.

Afortunadamente la sociedad va avanzando. En Benidorm se nota como cada vez más personas respetan a las bicicletas. Las políticas en favor del uso de la bicicleta y las restricciones al uso de vehículos motorizados, están siendo fundamentales.

Pero hay que seguir, porque aún queda mucho por hacer.

Las personas que nos desplazamos en bicicleta, estamos a la espera de que las instituciones estatales modifiquen las leyes, normativas y sanciones que sean necesarias, para que la lucha contra la violencia vial sea una realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s