El Carril bici no es la solución

Los carriles bici, no son una infraestructura que va por delante de la sociedad. Lo que va por delante de la sociedad, es compartir el espacio, donde la prioridad máxima sea del peatón y donde los vehículos motorizados pasen a un segundo plano (uso marginal).

Crear infraestructuras ciclistas a tutiplén, no reducirá el uso del coche, ni acabará con los problemas derivados del mismo.

Si a donde queremos llegar, es a ciudades en las que predomine la movilidad peatonal, habrá que ir acostumbrando a los conductores de vehículos motorizados, a circular más despacio, con precaución, respetando las normas de circulación y las prioridades de los modos de transporte vulnerables.

Esto no será posible segregando a las bicicletas de nuestras calzadas.

Crear Carril bici con la intención de asegurar al máximo la seguridad del ciclista, frente al tráfico descontrolado, puede ser legitimo y entendido. Pero solo será un parche temporal que no solucionara el problema.

Los vehículos motorizados, acostumbrados a utilizar la calzada como un circuito de carreras personal, deben comprender que esa no es la manera correcta de circular por las ciudades.

Es un problema que viene de largo. De muchas décadas. Por lo tanto, será difícil eliminar esas prácticas de la noche a la mañana. Esas costumbres a las que todos no hemos acostumbrado.

Es ahora cuando nos estamos dando cuenta, que el tráfico, ya no nos deja vivir.

Por eso debemos empezar a actuar, en la normalización del uso de la bicicleta, como cualquier otro vehículo en la calzada. Por mucho que les pese a los conductores de vehículos motorizados.

Se debe, no solo incluir a las bicicletas en la calzada, sino concienciar al resto de conductores que la ciudad es un lugar en el que se debe circular despacio. Y no solo concienciando. También haciendo cumplir la normativa, con imposiciones mucho más restrictivas que un mero semáforo.

Como por ejemplo, con la implantación de radares urbanos en todas las avenidas de Benidorm o calles propensas a circular rápido. Unos radares que saltasen al sobrepasarse los 30 km/h, que es el límite donde los atropellos comienzan a ser mortales.

Los seres humanos nos acostumbramos rápido a los cambios. Esto supondría un cambio cultural, en el que los automovilistas de Benidorm, aunque obligados, verían las cosas de otra forma.

En definitiva se trata de empezar a crear unas calzadas en las que niños, ancianos y todo tipo de personas puedan circular en bicicleta de forma segura.

movilidad-peatonal

No sirve de nada que se pinte el número 30 en la calzada. No sirve. Si no se obliga a cumplir esa normativa, los conductores de vehículos motorizados no la van a cumplir. Y eso es un hecho irrefutable.

Cuando algo se descontrola y se va de las manos tanto como lo han hecho los vehículos a motor, solo queda la aplicación de medidas contundentes y efectivas.

La seducción no va a funcionar. Ya que la cultura del coche se basa en la injusticia, el egoísmo, la competitividad…No está en la mente de un conductor, la posibilidad real de que la ciudad cambie de prioridad.

Reductores de velocidad, semáforos, radares urbanos, etc. Son herramientas que hay que potenciar.

Pero además, la creación de ciclocarriles y ciclocalles. Y en aquellas calles donde se pueda actuar, semipeatonalización o peatonalización.

Pero Carril bici, por Carril bici, no.

Y menos como se planteaba en la Avda. de Alfonso Puchades de Benidorm, donde se creaba Carril bici y se mantenían los dos carriles por sentido para los vehículos a motor.

Hay que restringir su uso. Y no pasa nada si después de tomar esas medidas, hay atascos. Habrá atascos el primer día y el segundo. Al tercer día ya no habrán esos atascos porque los conductores sabrán lo que hay.

Es lo mismo que ha pasado en la Gran Vía de Madrid. La vía pasó de tres carriles por sentido, a solo uno. El primer día hubo atasco, por aquello de la novedad. Pero después ni uno solo. Ningún problema de movilidad. Los conductores escogían otros caminos.

Aquí en Benidorm tenemos que hacer lo mismo. Y hacer que la mayoría de vehículos motorizados usen la carretera nacional o la autopista. No las avenidas de Benidorm.

La gente tiene que saber, que si entra en Benidorm tendrá que circular obligatoriamente a 30 km/h como máximo y que no habrá más que un carril por sentido. Y que además, la calzada estará plagada de bicicletas, donde más adelante se irán añadiendo los peatones cuando la pacificación y las condiciones lo permitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s